Aprende a auscultar soplos con ayuda de… la ducha. Sí, como lo oyes

noviembre 6th, 2015 Posted by ATV, Auscultación, Cardiología, Curiosidades, Veterinaria 3 comments
Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
346Share on Google+
Google+
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

No, no estamos de broma. Es una manera barata, sencilla y efectiva de afinar el oído y empezar a saber cómo suena un flujo laminar (o mejor dicho, cómo no suena) y cómo lo hace un flujo turbulento.

¿Eh? ¿Qué dice usted de flujos, señora?

La sangre que circula es un flujo de líquido que, en condiciones normales, no suena porque fluye de manera ordenada. En el momento en que algo falla (una estenosis, una regurgitación o cualquier cosa que altere el curso normal de las moléculas de sangre) el flujo se vuelve turbulento. Y ese flujo turbulento que sí suena es lo que llamamos soplo y lo que intentamos detectar con nuestros fonendoscopios.


Antes de empezar, te recomendamos que veas este breve vídeo en el que se ilustra de una manera muy sencilla lo que es eso de los flujos laminares y turbulentos:

 

¿Ya lo has visto? ¡Bien!

Ahora necesitaremos el siguiente material:

  • Un fonendoscopio de cualquier tipo.
  • Una ducha. Pero no vale cualquier ducha, tiene que ser una de las de tubo flexible, como la de la foto.
  • Intimidad: es esencial para que nuestros seres queridos no piensen que nos hemos vuelto definitivamente locos y para no dañar aún más la imagen de nuestra profesión ante la sociedad, porque los seres queridos tienden a contarlo todo.

ducha

  1. Si es posible, retiramos la alcachofa del tubo para que la caída del agua no sea tan ruidosa y dejamos el extremo abierto apoyado en la bañera por la misma razón.

DSCN7329

 

2.  Abrimos la llave de paso poco a poco hasta obtener un chorro homogéneo, transparente y silencioso como en el vídeo anterior.

ducha flujo laminar

 

3. Auscultamos el tubo flexible en distintas partes y comprobamos la ausencia de ruido alguno. Es un flujo laminar. Silencioso, como el corazón en condiciones normales.

auscultación tubo

 

4. Abrimos la llave de paso hasta obtener un flujo turbulento. Ahora el agua sale turbia y podemos oír fácilmente el ruido que hace el agua en el interior de la ducha.

Ducha flujo turbulento

 

5. Auscultamos de nuevo el tubo y comprobamos que, efectivamente, ahora se ausculta ruido.

6. Vamos a la parte culminante. Cerramos un poco la llave de paso, lo suficiente para que dejemos de oír el agua en el interior del tubo, pero que haya un poco de presión.

7. Con una mano obstruimos parcialmente el tubo flexible tal y como se muestra en la imagen.

obstrucción tubo

8. Auscultamos en distintas partes del tubo:

  • En la parte más distal del tubo, después del punto en que lo hemos comprimido, no se oye nada: es un flujo laminar.

tubo dsital

  • En la parte inmediatamente anterior a la compresión tampoco se oye nada, el flujo sigue siendo laminar.
  • En la parte inmediatamente posterior a la compresión ¡oímos un soplo! El flujo es turbulento.

posterior obstrucción

 

  • Si alejamos lo suficiente el estetoscopio hasta la boca del tubo, ¡volvemos a auscultar silencio! Las moléculas de agua vuelven a fluir en fila india: el flujo vuelve a ser laminar.

auscultación tubo

  • Vamos a localizar el punto de máxima intensidad del soplo, justo en el punto donde estamos realizando la compresión del tubo. ¡¡¡Efectivamente!!! Se oye un soplo continuo intenso. Pocos centímetros más allá del punto en el que el tubo está comprimido, el agua vuelve a un flujo laminar y el soplo desaparece.

Auscultación obstrucción

 

  • Sigue moviendo la membrana poco a poco por las zonas próximas a la zona comprimida y comprueba cómo va cambiando la intensidad del soplo.

Esto es lo que pasa exactamente en la realidad,

  • con la diferencia de que en vez de una ducha con agua tenemos un corazón con sangre. Y lo que hacemos es lo mismo: tratar de detectar y localizar flujos turbulentos.
  • Y en la ducha el flujo de agua es continuo y por tanto el soplo también es continuo, mientras que en el corazón oímos el soplo insistentemente de manera rítmica, coincidiendo con el flujo de sangre después de cada latido cardiaco.

 

Et voilà! ¿Te ha parecido útil? Pues no te lo guardes solo para ti, ¡comparte este artículo!

 

Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
346Share on Google+
Google+
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

3 comments

[…] Ya disponible en este blog… “Aprende a auscultar soplos con ayuda de la ducha“. […]

Alicia dice:

Me ha encantado. Muchas gracias

Laura Gonzalo dice:

Gracias a ti por leernos 🙂 Esperamos que sigas disfrutando con lo que está por venir

Leave a Reply

Your email address will not be published.This is a required field!

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>