ECG del mes abril 2017

julio 24th, 2017 Posted by Cardiología, Caso clínico, ECG, ECG del mes No Comment yet
Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

¡Haz tu diagnóstico!

 

ECG correspondiente a un perro, de raza Bulldog Inglés, de 7 años, que acude a consulta con taquicardia, toses y apatía.

  1. ¿Cuál es el ritmo del ECG?
  2. ¿Qué posibles diagnósticos deben considerarse?
  3. ¿Cuál es el objetivo del tratamiento?



Solución:

1. Se trata de una fibrilación auricular a 280 latidos por minuto. La fibrilación auricular se debe a la producción desorganizada de múltiples impulsos auriculares y se caracteriza por una frecuencia rápida e irregular. Las ondas P se reemplazan por unas oscilaciones (ondas f), mientras que el complejo QRS, salvo que coexista alguna otra anomalía, presenta una configuración normal.


2. La fibrilación auricular se presenta con frecuencia en patologías que tengan asociada una dilatación auricular. Dadas las características de raza y edad del paciente, la causa más probable es una cardiomiopatía dilatada canina. En ocasiones la fibrilación auricular es secundaria a una severa dilatación auricular por anomalías cardiacas congénitas, por infestaciones de Dirofilaria immitis o como consecuencia de neoplasias. También hay casos de fibrilación auricular primaria que no se relaciona con alteraciones anatómicas o miocárdicas, sino que es presentación exclusiva como anomalía electrogénica.


3. Este ritmo es muy inestable e ineficaz; produce un aumento del consumo miocárdico de oxígeno sin  que se produzca un aumento consecuente del gasto cardiaco y la frecuencia tan elevada interfiere con los periodos lusitrópicos y con la oxigenación miocárdica. Conforme se mantiene la taquiarritmia, empeora la eficacia miocárdica, baja el gasto cardiaco y los mecanismos compensatorios empeoran el estado hemodinámico cada vez más. Debe intentarse un tratamiento múltiple estabilizando el cuadro circulatorio y controlando la insuficiencia cardiaca congestiva, reduciendo la frecuencia cardiaca y, aunque no suele ser posible, intentando eliminar la arritmia. Es más importante mantener una frecuencia correcta aunque persista la fibrilación que intentar romper la fibrilación si la frecuencia no se reduce. Por tanto, estableceremos un tratamiento combinado de IECAs, espironolactona, pimobendan y furosemida para la ICC junto con antiarrítmicos para reducir la frecuencia y aumentar así el periodo diastólico.

 

Artículo publicado en la revista Argos nº 187.

Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

No comments yet. You should be kind and add one!

Leave a Reply

Your email address will not be published.This is a required field!

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>