ECG del mes diciembre 2016

diciembre 21st, 2016 Posted by Cardiología, Caso clínico, ECG, ECG del mes 2 comments
Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

¡Haz tu diagnóstico!

 

Derivación II, 50 mm/s

Cocker Spaniel, hembra,  2 años. Sin antecedentes de enfermedad cardiaca. ECG realizado durante ovariohisterectomía.

 

  • ¿Cuál es el ritmo del ECG y qué otras alteraciones se observan?
  • ¿Cuáles son las causas posibles de este trazado?
  • ¿Qué tratamiento deberíamos instaurar?

 

 

  1. ¿Cuál es el ritmo del ECG y qué otras alteraciones se observan?

Tenemos un ritmo de base sinusal a una frecuencia de 100 lpm en el que se observa, después de los tres primeros complejos QRS normales,  un complejo prematuro ventricular (CPV). Sabemos que el foco ectópico ha saltado en un punto del ventrículo derecho por la apariencia aberrante y el signo positivo del complejo, que va seguido de la característica pausa compensatoria.

Las ondas P van variando su morfología a lo largo del trazado. Se trata del llamado marcapasos sinusal ectópico (mse), que en el perro es un hallazgo frecuente y fisiológico. Por otro lado, las ondas T tienen un voltaje elevado, superior al 25% del voltaje de la onda R, lo cual suele ser indicativo de hipoxia miocárdica o bien de alteraciones electrolíticas.

 

  1. ¿Cuáles son las causas posibles de este trazado?

La aparición de CPVs puede tener un origen cardiaco o extracardiaco. Pueden aparecer como consecuencia de insuficiencia cardiaca en casos, por ejemplo, de miocardiopatía dilatada -que es una patología frecuente en los Cocker Spaniel-. Pero también pueden obedecer a muchas otras causas: estrés, ansiedad, dolor, hipoxia, anemia… y, en general, cualquier circunstancia que aumente significativamente el tono simpático.

Tratándose de un hallazgo producido en el transcurso de una cirugía, es de suponer que se ha realizado un estudio completo prequirúrgico en el que se hayan descartado o tenido en cuenta posibles alteraciones cardiovasculares. El origen de la extrasístole podría estar relacionado con un plano anestésico demasiado superficial -si bien el dolor intraoperatorio suele provocar un aumento de la frecuencia cardiaca- o, al contrario, por un plano demasiado profundo en el que se esté dando una situación de hipoxia por hipoventilación.

 

  1. ¿Qué tratamiento deberíamos instaurar?

Una CPV aislada no se trata, sino que se debe corregir la causa que provoca su aparición. El tratamiento se instaurará en función de la determinación de las causas que han originado el CPV: si hay una patología cardiaca primaria (CMD) o un origen extracardiaco (azotemia, pancreatitis…) se trataría en consecuencia. En caso de no existir patología previa conocida, convendría comprobar la profundidad del plano anestésico y, de ser necesario, corregirla.

Artículo publicado en la revista Argos nº 184.

Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

2 comments

Adriana Pedraza dice:

El CVP que se observa es de ventrículo izquierdo ya que es de configuración positiva en derivación II

Laura Gonzalo dice:

Estimada Adriana: si son positivos son de ventrículo derecho y si son negativos, de izquierdo. Un saludo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.This is a required field!

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>