ECG del mes junio 2016

junio 13th, 2016 Posted by Cardiología, Caso clínico, ECG, ECG del mes No Comment yet
Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

¡Haz tu diagnóstico!

 

Golden Retriever, hembra de 13 años asintomática que acude a revisión geriátrica.

ecg1

 

  • ¿Cuál es la frecuencia cardiaca?
  • ¿Qué ritmo tiene?
  • ¿Cuáles son las causas más probables?
  • ¿Qué tratamiento recomendarías?

 

1. ¿Cuál es la frecuencia cardiaca?

El método más sencillo para calcularla es contar el nº de complejos que hay en 10 cm y multiplicarlo por 30. En este caso, hay 3 complejos x 30 = 90. Pero ¡atención! Este ECG está realizado a 25 mm/s y no a 50, por lo que tenemos que dividir el resultado entre 2: la frecuencia cardiaca es de 45 lpm.

Dado que la distancia R-R es bastante regular, con tan sólo ligeras variaciones, podemos utilizar también un método más exacto: dividimos 300 entre la distancia R-R y, de nuevo, dividimos el resultado entre 2 porque está hecho a 25 mm/s: 300/3,4 = 88,2/ 2 = 44,1 lpm.

 
2. ¿Qué ritmo tiene?

El ECG muestra un ritmo sinusal regular con ondas P seguidas de complejos QRS. Es por lo tanto un ritmo sinusal, pero la frecuencia cardiaca fisiológica en perros es de 70-160 lpm (60 en razas gigantes). Por lo tanto, estamos ante una bradicardia sinusal sostenida.

 

3. ¿Cuáles son las causas más probables?

La bradicardia sinusal puede ser fisiológica si aparece durante el sueño o en animales muy entrenados, pero es capaz de generar síncopes por debajo de un determinado umbral. La causa más habitual es un desequilibrio iónico. Otras causas posibles son enfermedades sistémicas que generan toxicidad (como insuficiencia renal crónica), enfermedad de Addison, hiperparatiroidismo, fármacos como el propanolol, digitálicos, morfina, bloqueantes de los canales del calcio, etc.

En este caso, el ECG muestra unas ondas T elevadas y picudas, lo cual es una señal característica  de hipercaliemia.

Las bradicardias sinusales también pueden aparecer como consecuencia de un estado muy avanzado de degeneración auricular por enfermedad cardiaca primaria; sin embargo, la ausencia de otra sintomatología nos aleja de este diagnóstico.

 

4. ¿Qué tratamiento recomendarías?

Lo más adecuado sería realizar una analítica sanguínea completa para determinar la causa primaria y corregirla, prestando especial atención al ionograma.

El tratamiento de las bradiarritmias no suele ser necesario; en caso de que se produjeran síntomas clínicos como debilidad o síncope se debe realizar una prueba de estimulación con atropina. Si hay respuesta se deberá administrar un anticolinérgico por vía oral si estuviera comercializado. En caso contrario habría que utilizar atropina por vía SC .

Si la atropina no es eficaz o su administración a largo plazo no resulta práctica, se realizará una prueba de estimulación con isopreterenol, y si la respuesta es positiva  se administrará una infusión intravenosa continua de un simpaticomimético (isoproterenol o dobutamina). A largo plazo se pueden utilizar medicamentos con efecto simpaticomimético, como la teofilina y la terbutalina, que también pueden ayudar a aumentar la frecuencia cardiaca.

ecg2

Si quieres saber más acerca de cómo hacer el test de atropina e isoproterenol, visita esta entrada.  

 

Artículo publicado en la revista Argos nº 179 

 

Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

No comments yet. You should be kind and add one!

Leave a Reply

Your email address will not be published.This is a required field!

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>