ECG del mes marzo 2017

julio 12th, 2017 Posted by Cardiología, Caso clínico, ECG, ECG del mes No Comment yet
Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

¡Haz tu diagnóstico!

 

Derivación II (2 cm=1 mV; 25 mm/s)

 

Pastor Alemán de 28 kg, macho de 12 años, con historia de intolerancia al ejercicio. Sonidos cardiacos amortiguados. No hay soplo. Cardiomegalia severa en la radiografía.

  1.   ¿Cuál es el ritmo y la frecuencia del ECG?
  2.   ¿Qué alteraciones electrocardiográficas se observan?
  3.   ¿Qué situaciones pueden producir dichas alteraciones?
  4.   ¿Qué otras pruebas diagnósticas son necesarias?

 

¿Cuál es el ritmo y la frecuencia del ECG?

Tras una inspección cuidadosa es sencillo identificar todas las ondas P y no confundirlas con las ondas R de bajo voltaje (ver más adelante). Nos hallamos por lo tanto ante un ritmo regular de naturaleza sinusal, pero dada la elevada frecuencia (180 lpm) hablamos de taquicardia sinusal.

 

¿Qué alteraciones electrocardiográficas se observan?

Lo más llamativo es la presencia de complejos con una onda R normal (rojo) que se alternan en una relación 1:1 con otros complejos con una onda r de menor voltaje (azul). Este fenómeno se conoce como alternancia eléctrica.

Por otro lado, hay que notar que el trazado está efectuado a doble voltaje (2 cm = 1 mV) por lo que las ondas P, que en apariencia son altas, tienen en realidad un voltaje normal y no hay que confundirlas con ondas P pulmonale.

 

¿Qué situaciones pueden producir dichas alteraciones?

Aunque hay fenómenos eléctricos que pueden causar artefactos similares en el trazado, la causa más frecuente de alternancia eléctrica es el derrame pericárdico. La presencia de una acusada cardiomegalia en la radiografía, así como la auscultación de sonidos amortiguados, apoyan el diagnóstico en este paciente. El derrame pericárdico  provoca un movimiento oscilatorio del corazón dentro del saco pericárdico con cada latido, que se refleja en el ECG en dicha alternancia de voltaje. A su vez, el origen de los derrames pericárdicos en el perro puede ser idiopático o, más comúnmente, consecuencia de neoplasias (tumor de base del corazón, hemangiosarcoma de aurícula derecha).

 

¿Qué otras pruebas diagnósticas son necesarias?

La observación de cardiomegalia en las radiografías no permite distinguir entre hipertrofia, dilatación o presencia de líquido en el saco pericárdico. Ante la sospecha de un taponamiento cardiaco es necesaria la realización de una ecocardiografía. Una vez confirmado el derrame pericárdico debe realizarse una punción, idealmente guiada mediante ecocardiografía, con el fin de obtener una muestra y análisis del líquido libre extraído.

 

Artículo publicado en la revista Argos nº 186 

Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

No comments yet. You should be kind and add one!

Leave a Reply

Your email address will not be published.This is a required field!

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>