ECG del mes noviembre 2016

noviembre 23rd, 2016 Posted by Cardiología, Caso clínico, ECG, ECG del mes 1 comment
Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Caso clínico realizado en colaboración con Cristina Buil Cendejas (Blue Cross Victoria Animal Hospital, Londres)

¡Haz tu diagnóstico!

Gato común europeo, hembra, 10 años. Bradicardia sostenida.
Antecedentes de episodios de debilidad y síncopes ocasionales, hipocaliemia, bloqueos de segundo grado e hipertrofia ventricular izquierda. Operada hace tiempo de un nódulo en el tiroides. Desde entonces, asintomática.

ecg-del-mes-11-nov-2016-bloqueo-av-3o-gato-hipertiroideo

 

 

Derivación II (1 cm=1 mV; 25 mm/s)

 

1. ¿Cuál es el ritmo del ECG?
2. ¿Qué habría que hacer a continuación?
3. ¿Qué tratamiento estaría indicado?



1. El ECG presenta un bloqueo aurículo-ventricular de tercer grado: todos los estímulos que se generan en el Nódulo Sinusal quedan bloqueados en el Nódulo Aurículo-Ventricular, de tal manera que ninguna de las ondas P se conduce. Como mecanismo de seguridad, salta un marcapasos auxiliar en la zona de la unión AV, generando un ritmo de escape a una frecuencia menor.
Es habitual confundir los bloqueos AV de 2º grado con los completos de 3º: debemos examinar cuidadosamente todo el registro para buscar las ondas P “escondidas” entre los complejos QRS o las ondas T, así como medir los intervalos P-R para comprobar que no hay ninguna relación entre ondas P y complejos QRS y que hay, por lo tanto, dos marcapasos funcionando simultáneamente: el sinusal y el auxiliar. En el caso que nos ocupa, tenemos un marcapasos sinusal a 200 lpm con ondas P que no se conducen nunca y que no sirve para nada, y otro marcapasos en la zona de la unión AV a 100 lpm, correspondientes al ritmo de escape, que es el que mantiene la función sistólica.


2. Ante un bloqueo AV de tercer grado, y ante cualquier bradiarritmia importante en general, se debe realizar una prueba de provocación con atropina , aunque las posibilidades de respuesta positiva son escasas. Es importante hacer una analítica y confirmar la ausencia de hipertiroidismo, ya que es frecuente que se produzca hipertrofia cardiaca secundaria a éste. Conviene también realizar una ecocardiografía para descartar una posible cardiomiopatía hipertrófica felina.

3. Mientras la paciente permanezca asintomática nos limitaremos a controlar la dieta y restringir el ejercicio, llevando un control electrocardiográfico periódico.
Si se manifiestan síntomas, intentaremos un tratamiento con simpaticomiméticos como teofilina o terbutalina para tratar de aumentar la frecuencia del marcapasos auxiliar. Si la respuesta al tratamiento es negativa, la única opción es la implantación de un marcapasos.


Si quieres saber más sobre Bloqueos AV, echa un vistazo a esta entrada.

Artículo publicado en la revista Argos nº 183

Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

One comment

David Luz Campos dice:

Que buena cátedra Doc…!!!!
Muy aleccionadora, de mucha ayuda. Muchas gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.This is a required field!

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>