INSUFICIENCIA CARDIACA CONGESTIVA PARA AUXILIARES: DESVELANDO EL MISTERIO (III)

marzo 15th, 2016 Posted by ATV, Cardiología, Formación, Veterinaria No Comment yet
Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
8Share on Google+
Google+
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Capítulo 3: El tratamiento de la ICC

 

En el capítulo 1 y en el capítulo 2 vimos cómo la disminución del gasto cardiaco desencadena un “eje del mal” que provoca la liberación de la bruja Aldosterona, una hormona muy malvada. Hoy veremos por qué es tan mala  y qué armas tenemos para combatir la ICC.

Además de todas las maldades que hace su prima angiotensina (aumentar vasoconstricción, modificar la anatomía cardiaca), la aldosterona provoca que el riñón reabsorba sodio. Y el sodio arrastra agua para devolverla a la circulación. En realidad, la intención es buena: aumentar la precarga para intentar mantener el gasto cardiaco. Pero la pobre aurícula enferma ya tiene bastante con lo suyo y ese exceso de presión le dificulta aún más su tarea. Se entra así en un fatídico círculo vicioso: la aurícula empeora -> se reduce aún más el gasto cardiaco -> se libera más aldosterona -> se reabsorbe más agua -> aumenta la precarga -> se fastidia aún más la aurícula.

atvs3

Si nos viene un paciente con una ICC muy descompensada, lo que tenemos básicamente es un perro relleno de líquido acumulado donde no debe. Podemos encontrarnos edema pulmonar, ascitis o de todo un poco. Así que haremos lo que nos dicta el sentido común: achicar agua. Y esa es la razón principal por la que administramos diuréticos como la furosemida, en dosis proporcionales a la gravedad del asunto. La furosemida elimina sodio de las nefronas y arrastra agua, lo que alivia un poco el exceso de precarga. Complementariamente, se prescriben dietas bajas en sal, es decir, dietas hiposódicas, para evitar la reabsorción y no tener que dar tantos diuréticos.

Ahora bien, los diuréticos por sí solos no son la clave del tratamiento. Piénsalo: si estamos en una barca llena de agua y corremos peligro de hundirnos, es lógico que nos lancemos a achicar agua instintivamente. Pero de nada servirá si hay un agujero gordo por el que sigue entrando más agua. Lo suyo es ir a la raíz del problema y eliminar las causas que están originando la situación, en este caso, el ya mencionado Eje RAA.

Para combatir al Eje del Mal tenemos dos poderosas armas:

  • Los Inhibidores de la Enzima de Conversión de la Angiotensina (iECAs): son un grupo de medicamentos que, como su propio nombre indica, inhiben la acción de la ECA, de manera que la inofensiva Angiotensina I no pueda ser transformada en la malvada Angiotensina II. Y además son vasodilatadores mixtos, lo que nos viene fenomenal para aliviar la vasoconstricción.
  • La espironolactona: es una espada mágica forjada especialmente para combatir a la bruja Aldosterona, o dicho de modo menos épico, se trata de su antagonista específico. Evita que la bruja lance su hechizo de reabsorción de sodio, lo cual, de nuevo, reduce la necesidad de hinchar al perro a diuréticos.

bruja2b

Además de estos medicamentos, hay otros que se utilizan en cardiología en determinadas situaciones: antiarrítmicos, en casos concretos, o inotrópicos como el pimobendan, que mejora la función sistólica y además es vasodilatador.

No te pierdas el último capítulo, donde hablaremos del papel del ATV en todo esto y de la importancia de la educación a los propietarios.

 

Laura Gonzalo

Versión del artículo publicado en Ateuves nº 61

 

 

Comparte este artículo en redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
8Share on Google+
Google+
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

No comments yet. You should be kind and add one!

Leave a Reply

Your email address will not be published.This is a required field!

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>